RESTAURAMOS UN BAÚL ANTIGUO

 

Una alumna de las clases de restauración trajo un baúl muy antiguo con la intención de devolverlo a la vida.

Estaba desmontado, tenía restos de pintura y mucho óxido, ¡pero en ningún momento desistimos!

El primer paso fue decaparlo para quitarle toda la pintura de arreglos anteriores y así destapar el óxido que se había ido formando debajo.

Una vez limpio, toca quitar el óxido: lijar, lijar, lijar lijar….

 

Todas las herramientas que nos faciliten el trabajo son bienvenidas. Quitar el óxido de tantos años es una tarea larga que requiere constancia y delicadeza, ¡por suerte el metal estaba intacto a pesar de tanto óxido!

Bueno en algunas esquinitas no… pero también es importante dejar testigos del tiempo y el uso, para darle veracidad a nuestros tesoros familiares.

El siguiente paso fue darle una capa de pintura anticorrosión; nuestra alumna eligió un tono gris de base para oscurecer los colores que le diéramos después.

Con los metales visibles pulidos en su justa medida para preservar la antigüedad de las piezas, pasamos a dar las capas de pintura de distintos colores con las que realizaremos un «decapée».

 

¿Chulo verdad?

Queda montar la tapa. También entelamos el interior ya que la intención es seguir dándole uso.

Pero antes de eso, dimos una buena capa de cera a todo: la pintura, el metal y las maderas vistas. Es muy importante proteger todo el trabajo realizado y además, la cera tenía un tono oscuro para devolver el baúl a su época.

 

 

Y aquí tenéis el resultado final de casi 90 horas de trabajo:

blogbaul6_final

 

¿Te ha gustado el proceso? Apúntate a las clases de restauración y trae todo lo que quieras arreglar, no importa tu nivel de experiencia ¡aquí te enseñamos lo que necesitas saber para restaurar!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by